«El 70% de mis compañeros del MBA eran de grados distintos a ADE»

Jorge Anduix estudió el Grado en Ingeniería Informática y el Máster Universitario en Dirección de Empresas (MBA). Ambos en el Campus de Alcoy de la UPV. Nos cuenta que los contenidos del máster «son transversales y los deberían conocer cualquier directivo de una empresa». Además, destaca que, contrariamente a lo que se pueda pensar, los estudiantes del MBA son muy diversos en cuanto a los grados que han cursado previamente.

PREGUNTA: ¿Cuál es tu perfil profesional y por qué decides cursar el MBA?

RESPUESTA: Yo soy Ingeniero Informático y tras finalizar el grado me di cuenta de que tener la base tecnológica estaba genial. Ahora mismo debes tener conocimientos tecnológicos para casi todo. Pero más allá de lo que era la informática y la programación, me gustaba mucho el mundo de los negocios.

Como ya había cursado el Grado en Ingeniería Informática en el Campus de Alcoy de la UPV, pensé que cursar el MBA en el mismo campus era una buena posibilidad. Seguía en un entorno que ya conocía y, además, me gustaba mucho la forma en que impartían las clases.

El MBA cumplió con todo lo que yo buscaba: la visión de empresa, la visión de finanzas y aspectos de marketing. Era una visión bastante completa de lo que son empresa y negocio.

P: Eres Ingeniero Informático y estudiaste MBA. ¿De qué grados procedían tus compañeros?

R: Es curioso y llamativo. De mi promoción, el 70% o más eran de grados distintos a ADE. Todos veníamos de disciplinas distintas. Tenía compañeros de grados relacionados con logística, química…

Buscaba que los conocimientos fueran transversales y con el MBA, lo conseguí.  

P: ¿Qué fue lo que más te gustó de cursar el MBA?

R: Sobre todo, me quedo con dos cosas. En primer lugar, el ambiente familiar que da un campus como este, respetando las distancias entre profesor y alumno, evidentemente.  Se crea ese clima especial de proximidad. Muchos de ellos no vienen solo del ámbito docente, sino también del ámbito de la empresa donde te pueden dar la visión práctica de lo que es la realidad. En otros másteres que he realizado, he ido a otras escuelas de negocio distintas donde no se produce este efecto.

Respecto a las prácticas, no me costó demasiado encontrarlas porque  los profesores eran muy cercanos a ti. Si les transmites tus necesidades o inquietudes, ellos mismos tratan de buscar o asesorarte en un tipo de empresa o otro. Empecé a hacer prácticas en consultoras a nivel nacional. Concretamente, estuve haciendo prácticas para una consultora del País Vasco.

En segundo lugar, el MBA aporta contacto con otros compañeros de ámbitos diferentes al tuyo. Se crean muy buenas sinergias.

P: ¿Cuál ha sido tu experiencia laboral después de estudiar el máster universitario?

R: Cuando ya obtuve el título, pasé varias pruebas de selección y di el salto a una gran consultora a nivel nacional como es Price Waterhouse Coopers. Para esta consultora estuve trabajando cerca de un año. Después salté a otra consultora internacional como es Everis. Allí estuve trabajando como director de proyectos gracias al conocimiento como ingeniero informático y al conocimiento de empresa que me había dado el MBA.

Esta transversalidad en los conocimientos me dio la oportunidad de participar en grandes proyectos tanto en Price Waterhouse Coopers como en Everis.

Después de estas dos experiencias, busque otras cosas. Por un lado, intenté especializarme en la línea docente. Soy profesor asociado de marketing en escuelas de negocio. Por otro lado, creé mi propia consultora de marketing y transformación digital.

P: ¿Recomiendas este máster universitario?

R: Totalmente. Lo recomiendo por la amplitud de visión que te da. Te puedes dedicar a la empresa desde cualquier ámbito. El MBA me parece muy interesante para cualquier persona que pueda ejercer un cargo directivo dentro de una empresa por los conocimientos transversales que te da, como marketing, finanzas, logística… Son conceptos necesarios para cualquier directivo.

En la alta dirección, un director de marketing no puede conocer solamente su área, sino que debe saber cómo trabajan otros departamentos para poder crear sinergias y que todo fluya.

P: ¿Y cómo es la experiencia de crear tu propia consultora?

R: Estamos ubicados en Alcoy y tenemos una delegación en Valencia. Su nombre es Inprofit Consulting. Aportamos servicios de relevancia a pymes o grandes empresas. Analizamos en detalle las debilidades o necesidades que tiene el cliente y aportamos soluciones con tecnología. El proyecto lo iniciamos mi padre y yo y, poco a poco, vamos incrementando el equipo.

Siendo una consultora pequeña y con solo dos años en el mercado, manejamos tecnologías a nivel de marketing y transformación digital que utilizan grandes consultoras internacionales. Tenemos esa capacidad para ofrecer servicios. Trabajamos para casi todos los sectores como  alimentación, retail o abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.